Implantes Dentales

Un implante dental es un pequeño tornillo de titanio, un material biocompatible, destinado a sustituir la raíz de un diente natural que falta. El implante dental se inserta directamente en el hueso, que luego crece alrededor de la superficie del implante anclándolo firmemente. Después del periodo de cicatrización, se pasa a la reconstrucción protésica en forma de una corona, un puente o una prótesis. Actuando como una raíz, el implante dental proporciona una base estable para la colocación de un diente que se mantiene firme: de esta manera se puede comer, hablar y sonreír con tranquilidad. En comparación con los métodos tradicionales, la sustitución de los dientes sobre implantes representa una garantía de mayor comodidad y durabilidad.

Los componentes de un implante dental son:

Implante de titanio

El implante dental es el tornillo de titanio que se inserta en el hueso, en sustitución de la raíz del diente que falta. La longitud y el grosor del implante dental dependen de la cantidad y las dimensiones de tejido óseo presente.

El pilar

El pilar es un componente que asegura un sellado perfecto entre el implante dental y la corona, puede ser de titanio, oro, cerámica.

Coronas, puentes o prótesis totales

Una vez insertados el implante dental y el pilar, se procede a colocar la corona, el puente con varios dientes, o la prótesis total, en el caso de toda la mandíbula o el maxilar.